Internacional

ELLOS VERSUS NOSOTROS

Por Steven W. Mosher

Algo va mal en las mentes de “las jóvenes élites”.

Me refiero a aquellos que tienen al menos un título de posgrado, ganan más de 150.000 dólares al año y viven en ciudades o cerca de ellas.

Resulta que, si bien este grupo (aproximadamente el uno por ciento de la población estadounidense) puede residir en Estados Unidos, en realidad habita una realidad alternativa, una realidad alternativa dominada por el miedo y el odio.

Temen que el planeta esté siendo invadido por la humanidad. Para detener esta plaga imaginaria de personas, respaldan abrumadoramente el aborto y, en algunos casos, el infanticidio.

Temen el cambio climático y ven cada tormenta de verano o ventisca de invierno como un presagio de muerte.

Todavía tienen terrores nocturnos por el COVID y tienen tanto miedo del aumento previsto de la Enfermedad X que algunos de ellos han comenzado a usar máscaras, si es que alguna vez dejaron de hacerlo.

Están más que dispuestos a sacrificar su libertad (y la nuestra) a cambio de promesas de que el gobierno los protegerá de tales peligros.

Sin embargo, lo que más temen es a la gente corriente de Estados Unidos, aquellos a quienes Barack Obama, licenciado en Derecho por Harvard, despreció por “aferrarse a las armas y a la religión”. Es por eso que estos snobs sobreeducados aplauden cuando Joe Biden denuncia a la mitad de sus compatriotas estadounidenses como “extremistas MAGA” o nacionalistas cristianos. Realmente nos desprecian.

Pero quiero compartirles algo más que mis palabras, porque el abismo entre las “élites” y los ciudadanos comunes estadounidenses es real y creciente. 

Para ver cuán alejadas del mainstream están las élites jóvenes de Estados Unidos (por no mencionar lo alienadas de sus mentes siempre amorosas), basta con mirar una  encuesta reciente  realizada por el Committe for Unleash Prosperity, organización fundada por el economista Stephen Moore.

El Comité encargó al investigador Scott Rasmussen que encuestara a 1.000 personas que  que encajaban en el grupo de “las jóvenes élites” mencionado anteriormente. También a un grupo más selecto que examinó más de cerca: aquellos que habían asistido a una escuela de la Ivy League como Stanford o Harvard. Estas “Súper Élites”, como podríamos llamarlas, resultaron ser aún más excéntricas que el primer grupo.

Tomemos como ejemplo el cambio climático.

Estas élites han llegado a tal estado de miedo ante un aumento proyectado (y tal vez muy exagerado) de un par de grados en la temperatura de la Tierra durante el próximo siglo que están dispuestas a prescindir del aire acondicionado, los viajes aéreos y el gas. coches y mucho más.

No sólo eso, sino que están decididos a que usted también prescinda de estas comodidades modernas.

Alrededor del 72% de las Élites, y un enorme 81% de las Súper Élites, están a favor de prohibirle llevar a sus hijos a Disney World en un vehículo propulsado por gasolina. Casi la misma cantidad le prohibiría volar a Hawai (o a cualquier otro lugar) durante sus vacaciones.

Se pone peor. Para “combatir el cambio climático”, el 77% de las Élites, y casi el 90% de los Súper, están a favor de racionar el gas, la energía e incluso la carne.

¿Todas esas historias que escuchaste sobre ser obligado a comer insectos? Parece que, si los Elites se salieran con la suya, ya estarías echando leche en tu desayuno de Captain Crunchy Bugs.

Nuestras Élites y las Súper Élites también sorprenden por la gran cantidad de confianza ciega que tienen en el gobierno.

A pesar de la mala gestión de la pandemia de COVID, la frontera, la economía, la política exterior (y casi cualquier otra cosa que se pueda imaginar), el 70% de las élites todavía cree que Washington “hace lo correcto la mayor parte del tiempo”.

Al comenzar el cuarto año de la administración Biden, sólo un tercio de todos los estadounidenses siguen teniendo esa confianza. Quizás “sigue siendo ingenuo” sea una mejor expresión.

La confianza de las élites en el gobierno también se extiende a las escuelas. Creen (por un margen de dos a uno) que los administradores y profesores de las escuelas, no los padres, deben decidir qué se enseña a los niños.

Los estadounidenses comunes y corrientes sostienen la opinión opuesta. Muchos de ellos cuales temen que el adoctrinamiento del wokismo esté reemplazando a las tres erres, que antes eran Reading, wRiting, and aRithmetic” por “Reducir, Reusar y Reciclar”.

Sin embargo, lo que me dejó absolutamente atónito fue la respuesta de los Élites a la siguiente pregunta:

“¿Estados Unidos ofrece demasiada libertad individual, demasiado control gubernamental o el equilibrio es correcto?”

Ahora bien, como era de esperar, si se hace esta pregunta a los estadounidenses comunes y corrientes, la mayoría se inclinaría por el lado de la libertad. Dirían que están preocupados por la extralimitación del gobierno (57 por ciento) o que tenemos el equilibrio justo (27 por ciento).

Después de todo, la mayoría de nosotros todavía entendemos que somos ciudadanos de un país fundado sobre la promesa de libertad frente a una tiranía lejana.

Pero nuestras élites no están de acuerdo. Casi la mitad de ellos, y casi seis de cada 10 Supers, dicen que los estadounidenses disfrutan de demasiada libertad individual.

Sé que esto suena como si estas élites estuvieran hambrientas de una dictadura socialista. Me limitaré a decir que, cuando vivía en China, a menudo escuchaba a funcionarios del Partido Comunista Chino condenar a Estados Unidos exactamente en los mismos términos.

Es chocante pensar que casi la mitad de nuestras élites estén ahora de acuerdo con China en este punto.

Ahora sabes por qué nuestras élites desprecian a los ciudadanos comunes estadounidenses. Estos snobs no sólo están virulentamente en desacuerdo con nosotros en casi todos los temas, sino que creen que sus diplomas en periodismo, estudios de género o cualquier otra cosa similar también les otorga un derecho natural al control.

Como sus inferiores intelectuales, culturales y morales, simplemente deberíamos someternos a su gobierno ilustrado. “Ponte la máscara, oveja. Cómete los insectos, campesino”.

Esto también explica por qué estas élites se han vuelto últimamente tan hostiles a la democracia.

En Estados Unidos, el  demos —el pueblo— es soberano, no una aristocracia autoproclamada.

Aunque las habilidades matemáticas de las élites son, en muchos aspectos, lamentablemente deficientes (los cursos de estudios de género ayudan poco en este sentido), aún pueden contar.

Y nosotros –los ciudadanos estadounidenses normales, los de la calle, de la clase trabajadora y de las zonas rurales– los superamos ampliamente en número. Además, periódicamente podemos elegir quién nos gobierna.

Por eso tienen tanto miedo.

******

Steven W. Mosher es el presidente de Population Research Institute y tiene múltiples títulos de posgrado de Stanford.
La versión original en inglés apareció en NewYork Post bajo el título de “Bowl Half Empty” 

Dejar una respuesta