Iglesia y sociedad

EL REY DAVID, PERÓN Y ALBERTO FERNÁNDEZ EN EL VATICANO. UNA MISA PERONISTA

Por: P. Javier Olivera Ravasi, SE

– ¿Padre: los que viven en adulterio pueden comulgar?

– Depende, hijo, depende –dijo el sacerdote.

– ¿Depende de qué? –preguntó el monaguillo asombrado.

– Y…, depende de… si se arrepintieron, se confesaron, viven en castidad, etc., etc. Son cosas complicadas que ahora no tengo tiempo de explicarte –dijo el cura, mientras se quitaba los ornamentos luego de la misa de 7 A.M.

– Pero… ¿por qué lo preguntas? –preguntó el viejo cura.

– Es que…, acabo de ver recién en la televisión, antes de venir para acá, que…, el presidente argentino, Alberto Fernández, comulgó con su pareja en el Vaticano…

– No puede ser -respondió el cura, que era peronista pero que antes era católico. ¡Te habrás confundido!. Si Fernández, aunque sea “compañero”, quiere instaurar el aborto en Argentina…

– ¡No padre! -dijo el joven que, a pesar de estar de novio, intentaba guardar la pureza contra viento y marea. ¡Mire! ¡si hasta lo muestran los diarios del día de hoy!

– ¿A ver, che? –dijo el cura desconfiado.

El cura miró la secuencia en la pantalla. Era una misa oficiada por Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, en plena Cripta de la Basílica de San Pedro, frente a la tumba del primer Papa.

En el altar, había imágenes  del padre Carlos Mugica , conocido sacerdote izquierdista de la Argentina que, en la década de los ’70, apoyó a los grupos armados guerrilleros y terminó, muy probablemente, fusilado por ellos mismos luego de arrepentirse.

Todo parecía una comedia (“divina comedia”, claro); la primera lectura, tomada del segundo libro de Samuel (Sam 11), era leída por Gustavo Béliz (Secretario de Asuntos Estratégicos) y allegado al Opus Dei.

¿De qué trataba la lectura? Pues del adulterio del Rey David con la hermosa Betsabé:

“Una tarde David se levantó de la cama y se puso a pasear por la terraza del palacio. Desde allí divisó a una mujer que se estaba bañando, de aspecto muy hermoso. David mandó averiguar quién era aquella mujer. Y le informaron: «Es Betsabé, hija de Elián, esposa de Urías, el hitita». David envió mensajeros para que la trajeran”.

 – Hijo… -dijo el cura. Cualquiera puede participar de una misa, aunque no cualquiera puede comulgar, claro… Pero que el presidente se haya casado por Iglesia y luego separado, es algo que duele, pero son cosas que pasan… Y que ahora tenga una amante y la haya puesto como primera dama…, bueno…, en fin… También son cosas que pasan. ¡Es más!¡quizás se juntó con esta mujer para darle ejemplo a su hijo, que, al parecer, no sabe cómo autopercibirse!

– Ahhh…, padre…, entiendo –dijo el monaguillo un tanto extrañado. Pero entonces: estando en concubinato, ¿pueden comulgar?

– Bueno…, eso no…, salvo que…, en fin…, ahora hay como unas “normas nuevas”, pero yo que no entiendo mucho, sigo mejor el Catecismo y lo que me enseñaron en tiempos de Juan Pablo II. ¿Por?

– ¿Es que vio el vídeo completo? Ambos comulgaron sin problema.

– A ver, a ver… Sí…, tenés razón dijo el cura… Comulgan… quizás se confesaron antes, hicieron votos de vivir en castidad y…, querían comulgar en privado, pero alguien indiscreto filmó ese vídeo… Mirá: ¡si hasta comulgaron bajo las dos especies! Seguro que lo hicieron así para dar ejemplo de que no es bueno comulgar en la mano…

– Ahhh…, claro padre –dijo el monaguillo un tanto desconfiado.

– Bueno, bueno… hijo. Te voy a contar un secreto. Vos sabés que yo soy peronista, hincha de San Lorenzo y católico. Todo en ese orden.

– Sí, padre, lo sé. Me contó mil veces que, su papá, la primera vez que tuvo vacaciones, fue con Perón. Y también me repite a menudo ese famoso dicho que el “General” habría dicho y que, cuando era chico, me escandalizaba un poco.

– ¿Cuál?

– Ese que dice: “A los amigos, hasta el c…; al enemigo, por el c…; y a los demás, el reglamento”.

– ¡Jajajajaj! Es verdad; era famoso, tiempo atrás – respondió el cura.

– Bueno padre, lo dejo –dijo el joven. Debo irme.

– ¿Pero a dónde vas tan apurado y tan temprano? –preguntó intrigado el cura.

– A dos lugares: primero, al comité peronista. Tengo que afiliarme urgente.

– ¿Y después? –preguntó el sacerdote.

– A casa de mi novia…

 

Dejar una respuesta