Política

EL PERÚ: UN PAÍS AL GARETE

Por: Juan Carlos Suttor
Ir al garete es un término náutico que significa estar a la deriva, sin gobierno, quedando el barco librado a la acción del viento, olas, corriente o marea. Y lamentablemente eso es lo que está pasando en nuestro país.
No hay gobierno, y entendamos gobierno como el conjunto de instituciones, estructuras administrativas y autoridades que ejercen las diversas actividades estatales.
¿Alguien con dos dedos de frente podría creer que tenemos un presidente —en este caso una presidente— que esté liderando el país? Sí, seguramente algunos ministros franeleros o chupamedias que los que estamos involucrados en la política, tenemos plenamente identificados.
No, no tenemos un presidente, un líder, y todo el Estado se está yendo por un despeñadero. No son solo las investigaciones a la presidente por el caso Rolex o los hechos extraños de su hermano Nicanor. Esta señora, Dina Boluarte, una empleada de tercer nivel en el RENIEC, definitivamente es una incapaz para el encargo que tiene y los peruanos no la merecemos.
La falta de liderazgo de nuestra presidente, adepta de Pedro Castillo y Vladimir Cerrón porque es parte de una misma fórmula presidencial es lo que ha permitido que hoy el Congreso, el Ministerio Público, el Poder Judicial y la Junta Nacional de Justicia de Martín Vizcarra sean las vedettes del poder.
El Congreso se enfrenta al Poder Judicial. El Ejecutivo también se enfrenta con el Ministerio Público, que es una cueva de ratas comandada por ese traidor a la patria y delincuente que se llama Gustavo Gorriti y que no entiendo cuál es su poder —tal vez  el chantaje— porque ningún político hace nada y por qué no está preso.
El Parlamento nos tiene hartos con los escándalos que ocurren de manera recurrente: Los “niños”, los “mochasueldos”, los que hacen mal uso de la inútil semana de representación, los que no pueden justificar los bonos que reciben y hasta un violador, entre otros.
En cuanto a la Junta Nacional de Justicia (JNJ) en manos de los caviares, impuesta por el lagarto que hoy sigue en libertad, por cierto uno de los tres mayores enemigos del Perú (los otros dos son Gustavo Gorriti y Antauro Humala), incompleta después de la destitución de dos de sus siete miembros, se encuentra tan desprestigiada que ni siquiera los suplentes quieren aceptar los puestos vacantes.
El Ministerio Público, que preside Gustavo Gorriti, como he mencionado líneas arriba, es una cueva de ratas y necesita una reforma total. Personajes como Rafael Vela, José Domingo Pérez, Zoraida Ávalos o Marita Barreto deben ser erradicados y eliminados de nuestro mapa político.
El sistema judicial, quien lo duda, está tomado por la mafia caviar, que reitero, preside Gustavo Gorriti y los que somos de derecha no debemos cejar en el esfuerzo de desaparecerlos y eliminarlos.
La cereza de la torta, el calichín de ministro de Economía y Finanzas, José Arista, enfrentándose al presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, el mejor banquero central del mundo, haciendo el ridículo. Es decir, el club Los Chankas de Andahuaylas enfrentándose al Real Madrid.
Como bien dijo la expresidente de Confiep, María Isabel León, por cierto una institución muy venida a menos, “Con ruido político no hay tranquilidad para que se pueda invertir con seguridad”.
Que Dios nos ayude.

Dejar una respuesta