La columna del Director

EL PERÚ EN LAS GARRAS DEL LENINISMO

Por: Luciano Revoredo

Cuando el agente del Foro de Sao Paulo, Vladimir Cerrón, que gobierna el Perú con Pedro Castillo, dice en un vídeo muy difundido en las redes que “una cosa es el gobierno y otra el poder, que se puede ganar el gobierno, pero que lo que hay que tomar es el poder…” está siendo muy coherente con sus posiciones marxista leninistas.

Es el propio Vladimir Lenin, quien en un texto denominado La Dualidad de Poderes, del año 1917 plantea este tema. Lenin plantea que frente al orden burgués del gobierno hay que dar todo el poder a los soviets. Existía un gobierno provisorio y Lenin promovía la renovación de la república parlamentaria por la república de los soviets, como la manera de organización política de la sociedad en el trance del capitalismo al socialismo.

Lenin en su libro El Estado y la Revolución habla del viejo estado como un mecanismo de explotación de clases y propone los soviets como forma de autogobierno, habla de grandes movimientos de participación y obrera y popular de la construcción de una nueva forma de relación social, dirigida a acabar con la explotación del estado burgués.

Los soviets eran asambleas populares de obreros, soldados o campesinos. Al servicio de la revolución funcionaron como una red de movilización. Al llegar al poder se convirtieron en órganos políticos que elegían a su representante para el soviet local; este, a su vez, nombraba a un delegado para el soviet principal, y así sucesivamente hasta formar el Congreso Nacional de los Soviets, con sede en Moscú y que era la cabeza de la dictadura. La población inerme y empobrecida solo podía obedecer o morir.

Ya sabemos que todo esto acabó en una tiranía criminal que ocasionó el sometimiento y la muerte de millones. Sin embargo, en esto está el origen de la visión del estado de Perú Libre.

En ese fortalecimiento de los soviets está la semilla de los Comités de defensa de la Revolución en Cuba, los círculos bolivarianos, las Comunas en Venezuela, los llamados colectivos, que no son otra cosa que bandas paramilitares de asesinos comunistas. Ellos siempre hablan de la decisión de participación de las masas en la construcción y defensa del socialismo, pero en la práctica solo son bandas de matones y soplones al servicio de la dictadura.

En el Perú ya se habla de la participación en una probable asamblea constituyente de las organizaciones populares. En su discurso de 28 de julio ante el Congreso de la República, Castillo planteó que parte de la asamblea sería elegida en elecciones libres y la otra se conformaría mediante la representación de los sindicatos, gremios, comunidades, etnias, pueblos originarios, etcétera. Por otro lado, se viene hablando de la creación de las rondas urbanas, es decir la aplicación el modelo de los soviets como soporte de la dictadura comunista que nos quiere robar la libertad. A eso vamos si no hay una rápida reacción de las fuerzas democráticas.

Artículo publicado originalmente en el diario La Razón

Dejar una respuesta