Política

EL PERÚ COMO EMBROLLO

Por: Fernando O´Phelan

Nadie nos prometió un jardín de rosas, hablamos del peligro de estar vivos.  Fito Páez.

Presiento no solos días difíciles sino meses muy difíciles. Nadie puede detener ya, que se sepa lo   corrupto que es Martin Vizcarra. La cantidad de personas sólidas y serias que lo llaman traidor es mayor a los miembros de su gabinete.

Por primera vez puedo decir que ya no tengo duda. Estoy seguro que estamos en cuenta regresiva y no existe policía política, fiscales infidentes o abogado del Estudio Echecopar o Ugaz que pueda parar los acontecimientos.

Esta batalla no es doméstica. Si Soros compra parte de Graña y Montero ya hay cuatro compradores peruanos para El Comercio. Lima ya está traduciendo del inglés y el alemán los informes sobre Irán, Rusia, Cuba, China y Bolivia y la relación con el gobierno de Martín Vizcarra. Pronto sabremos con quienes contactó en Canadá.

El drama no es que caiga el “cholo” de Moquegua. Lo cruel es que no sabemos qué pasará después. Keiko Fujimori cuando tuvo mayoría contundente fue incapaz de promover alguna reforma del Estado. Ojalá la cárcel le haya dado la lección que faltaba. Debió decir que PPk le robó la elección. Hoy sólo basta publicar el peritaje internacional al software electoral y volver a conversar con los emisarios de Pepe Lucho Cavassa, los nuevos dueños de Restauración Nacional y el juez supremo Francisco Távara Córdova para que todo explote y empecemos de nuevo.

El suicidio de Alan García salvó la vida política del APRA. Me alegró hasta el llanto la rabia de Gorriti ese día y los tuits de los caviares a sueldo. No queda nada de Ollanta Humala salvo su hermano Antauro. De Toledo sólo queda su astucia. Estados Unidos difícilmente lo deportará y aunque Gorriti se peleó con él porque nunca lo hizo Ministro de  Defensa, supo escalar en los contactos internacionales que hoy le dan el foundrising para ser nuestro nuevo Montesinos con un jefe fugaz. PPK ya era un lobista ambicioso cuando yo recién nacía. Lo tenía todo, se hipotecó a Odebrecht, se hizo Presidente a la fuerza.

La izquierda se hizo añicos y hoy la juventud provinciana se hizo radical y del MOVADEF. Saben que los caviares de Lima los desprecian.

Hoy es más fácil encontrar decencia en un dirigente de Huamanga que en veinte empresarios que almuerzan en la Bottega Dasso.

El Perú es un embrollo, algún día todos los dueños de las oenegés estarán muertos y seguiremos siendo un embrollo. Gracias a Maria Rostorowski, Scarlett O´Phelan y Tito Flores Galindo por descifrarlo. Somos confusión y anomia. Somos alegría y caos. Somos unos sinvergüenzas que ni el Pisco calma.

Dejar una respuesta