Iglesia y sociedadPolítica

ESCARDÓ, LA MINISTRA Y EL DÍA DEL ODIO

Por: Gonzalo Valderrama

El Ministerio de Educación ha comunicado que el Sr. Alfredo Draxl ha renunciado a la Dirección del Colegio Liceo Naval Almirante Guisse, cargo para el cual fue recientemente elegido. La actual Ministra de Educación, la Señora Flor Pablo , dice haber realizado gestiones de “alto nivel” y haber conversado sobre el tema con el actual Ministro de Defensa, el Señor General  (r) José Modesto Huerta Torres. Así lo publican en las cuentas de Twitter del MINEDU y del MINDEF. Como alguien que conoce a Alfredo Draxl estos hechos me dejan atónito y me motivan a escribir estas líneas.

¿Qué ha sucedido con el señor Draxl que amerite la involucración de dos ministros de Estado? Bastó que el Señor José Enrique Escardo saliera a las redes sociales apoyado por todo el aparato y maquinaria “caviar” detrás de él para que sus afirmaciones se conviertan en ciertas, verdaderas, e inapelables. Ante ello, hemos asistido a una injerencia directa del Gobierno y a una muy lamentable “presión” mediática que ha acusado a una persona, la ha juzgado y sentenciado en esos foros sin atenuante, prueba, descargo, ni posibilidad de defensa alguna.

El Señor Escardo sostiene que en el año 1987 (hace 32 años), cuando el Señor Draxl tenía aproximadamente 23 años —edad en la que muchísimas personas cometemos errores que luego lamentamos—, fue objeto de abusos físicos y psicológicos por parte de Alfredo Draxl.

Cabe resaltar que  José Enrique Escardó, para ese momento era mayor de edad, se encontraba realizando un período de prueba en una comunidad del Sodalicio donde Draxl era uno de los encargados. No se trató de abuso sexual, como lo ha dejado en claro el mismo Escardó.

El sentido e interpretación de lo que Draxl quiso hacer y lo que Escardó experimentó difiere. Cada uno ha expresado afirmaciones diferentes. En todo caso, Draxl ha reconocido y  pedido perdón públicamente por los hechos que hubieran afectado a Escardó, de los cuales ha manifestado que se arrepiente.

Desde ese hecho, hace 32 años, no existe denuncia o queja respecto de su conducta como profesor, director, formador o ser humano. Su desempeño profesional ha sido impecable como lo atestiguan generaciones de alumnos suyos, padres de familia, maestros, que están sumamente agradecidos con Alfredo Draxl por haber colaborado en la formación de sus hijos y haber sido una gran ayuda para su familia y entorno educativo.

Como testimonio personal puedo manifestar  que  he confiado como padre de familia a mis 4 hijos a su tutela y formación desde diversos lugares y aspectos, y también al mayor de mis nietos, y estoy absolutamente agradecido y en deuda con él por las personas que ayudó a formar y construir.

Luego he compartido trabajo con él, por alrededor de 15 años. Para mí ha sido un ejemplo de educador, gestor, soñador y realizador de imposibles. Un total emprendedor en materia educativa y promoción humana. Estoy seguro de que esta apreciación es compartida por muchos educadores, directores, profesores de otros centros educativos, compañeros de estudio y colegas.

Volviendo a los hechos actuales, las circunstancias objetivas de Alfredo Draxl son:

– José Enrique Escardó afirma que abusó de él psicológica y físicamente. Draxl lo ha reconocido y ha pedido perdón.

– Draxl no ha tenido queja o denuncia alguna de parte de nadie más: ni alumnos, ni formados, ni profesores, por ningún tipo de abuso.

– No tiene denuncia penal alguna. En los juicios contra el Sodalicio, de los que Escardo es parte acusadora, Draxl no ha sido incluido por el propio Escardó.

– Ha trabajado más de 20 año en el ámbito educativo y por su experiencia, formación y capacidad fue contratado para dirigir un colegio.

Los ministros han ignorado por completo estos hechos y han colaborado a lo que a todas luces es un linchamiento mediático. En el camino se cargaron la fama, el buen nombre de una persona y han comprometido su futuro profesional. Ante todo esto me pregunto:

– ¿Cómo es posible que la señora Ministra de Educación haga “lobby” con el Ministro de Defensa para que consiga la renuncia de Draxl y además ambos publiquen en su Tweet oficial tremendos comentarios como este: “Sobre el caso del director Alberto Draxl, del Liceo Naval Almirante Guise, informamos que la Ministra de Educación, Flor Pablo, se ha comunicado directamente con el ministro de Defensa, José Huerta, quien se ha comprometido a retirarlo ante las denuncias que pesan en su contra”? ¡Nótese que ni siquiera han escrito bien el nombre de Alfredo Draxl!

– ¿Lo “renuncian” solamente porque existe un “operativo” en redes sociales por el cual de manera perfectamente orquestada se suman comentarios y afirmaciones equívocas sobre hechos que la gente no conoce bien?

– ¿Saben los señores ministros que la difusión de las publicaciones de Escardó forma parte de una estrategia y campaña con objetivos de conseguir perjudicar a personas inocentes por el sólo hecho de haber pertenecido al Sodalicio? ¿Saben que periodistas, como Paola Ugaz, buscan contactar a padres de familia, personas relacionadas al colegio San Pedro, donde fue director Alfredo Draxl, para obtener entrevistas en las que puedan declarar en contra de sus métodos y gestión, o cualquier dato que sirva para la causa anticlerical que Escardó se ufana de perseguir?

– ¿Habrán leído los ministros el Tweet que publicó el mismo Escardó en el que afirma que: “DEBERÍA EXISTIR EL DIA DEL ODIO Y LA ENEMISTAD PARA PODER VENGARNOS DE TODOS LOS HIJOS DE PUTA QUE NOS HICIERON UNA PERRADA?”.

Si no lo saben, debieron haberse informado antes de hacer lo que han hecho abusando de su cargo político. Y si sabiéndolo han actuado así, estamos todos notificados sobre los valores de odio violencia y venganza que protegen y promueven.

Dejar una respuesta