Internacional

EL CARTEL DE LOS SOLES Y LA “BRISITA” BOLIVARIANA

Por: Josué Meneses

El pasado 14 de junio, el Diario Las Américas publicó una investigación titulada “El Foro de Sao Paulo hace una alianza estratégica con el Cartel de los Soles” (https://bit.ly/33Ze81N).

El reportaje explica que el objetivo de la visita de Diosdado Cabello a Cuba en junio pasado fue ofrecer recursos al Foro de Sao Paulo (FSP), a cambio de respaldo político para los planes de expansión del Cartel de los Soles.

Dado que el narcotráfico venezolano recibe apoyo del Estado, éste puede operar libremente en puertos, aeropuertos, carreteras, bases militares y demás instalaciones; mientras que en otros países, el narcotráfico está constantemente amenazado por las fuerzas militares y policiales.

En vista de tan importante ventaja, Diosdado Cabello se propuso hacer del Cartel de los Soles una “franquicia”; promoviendo la toma del poder en otras naciones, por las buenas o por las malas, para así crear nuevos narco-estados, semejantes a Venezuela.

La “brisita” bolivariana, a la que hace referencia Cabello, se orquestó en el XXV Encuentro del FSP, realizado en Caracas en julio pasado, donde el Cartel de los Soles entregó los recursos para las protestas violentas que se llevaron a cabo en Ecuador y en Chile, y también para las que se realizarán próximamente en otros países.

Cabello asegura que esto es apenas el comienzo, porque los delegados al FSP que asistieron al XXV Encuentro tienen instrucciones claras de asegurar el poder para la izquierda, ya sea a través de acciones vandálicas (Chile) o de fraudes electorales (Bolivia). A cambio, los gobiernos que surjan de esa maniobra, adoptarán la franquicia del Cartel de los Soles.

En resumen, lo que está enfrentando América Latina en estas semanas es una ofensiva conjunta del Foro de Sao Paulo y del narcotráfico; por lo tanto, no debe haber dudas en defender la democracia con el uso de la fuerza institucional.

1 comentario

  1. Qué manera de distorsionar la realidad, quieren pasar culpa a Cuba de todo lo que pasa en Latinoamérica, es absurdo no reconocer la reacción de los pueblos contra la obsoleta política del neoliberalismo hambreador y corrupto, estamos todavía muy lejos del comunismo, por el momento necesitemos un cambio, los ciudadanos no soportan más la imposición y la sumisión.

Dejar una respuesta