Política

CRÓNICA DE UNA DETENCIÓN ARBITRARIA

Por: Fernando O´Phelan*

El viernes 5 de Julio del 2019, fui detenido en la puerta del nuevo condominio donde vivo hace apenas 5 días por un grupo de agentes presidido por el brigadier Villafuerte de la policía Judicial y personal de DIGIMIN. Denuncio públicamente reglaje y venganza política por parte del entorno del PRESIDENTE MARTIN VIZCARRA, porque días atrás inicie destapes en redes sociales sobre su pasado y el nuevo club de la construcción llamado Club de Tobi.

Me intervinieron en el vehículo Mini van color dorado modelo H1 de placa de rodaje P1B-784, camioneta personal propiedad del efectivo PNP Rodolfo Villafuerte Sierra de la policía JUDICIAL y de su esposa, el mismo agente que utilizó Vizcarra para tapar la fuga del General EDWIN DONAYRE

Aclaro que OLIVIO HUANCARUNA nunca me ha metido preso por difamación y que estuve detenido misteriosamente desde el viernes para amilanarme. Me detuvieron estratégicamente para aprovechar que fines de semana no funciona el sistema de justicia, añadido el factor futbolístico que centralizó todo el sistema mediático Nacional.

No tuve ninguna negligencia al no asistir a una audiencia por una querella planteada por el empresario HUANCARUNA. Por el contrario, su asistente el señor Besalleau y su abogado Luna Victoria me acompañaron a declarar y decir la verdad sobre unos videos que maliciosamente mostraban al señor HUANCARUNA como narcotraficante. Yo rechace ser autor de esos videos, incluso rechace compartir ese punto de vista, sin embargo no puedo negar que la gestión abusiva del grupo empresarial el CLAN en Pucalá es vergonzosa y atroz.

Existiendo gran delincuencia en el país un gran grupo de policías les ordenaron perseguir a O´Phelan como si fuera líder de una banda criminal, más aún ese rollo de la difamación no implica ninguna pena efectiva.

No estoy sentenciado por difamar a nadie, es más rechazo rotundamente algún hecho similar, lo que si repudio es que se me haya tratado como el más vil delincuente, el domingo hicieron ingresar a mi celda a un policía fingiendo ser detenido, cuando horas antes mi familia lo había visto campante en la puerta de Requisitorias, repudio la persecución que me vienen haciendo por parte del Presidente, quien aprovechó mi descuido para cristalizar su venganza, soy inocente, nada ni nadie me va amilanar.

Desde el Fiscal Juan Carrasco Millones y su brazo policial Rommel Díaz Paz hasta  los grandes bufetes de abogados que pretenden pasar impunes. Desde el entorno del Presidente Vizcarra, que teme se revelen temas que acrediten una posible incapacidad moral, hasta las acciones y negocios en el sector Defensa y el Interior que se pretenden cerrar antes que caiga este gobierno.

Debo ser crítico, eso sí, que no encuentro una clase política dispuesta a enfrentar las verdades que se ocultan sobre el gobierno y en particular la estrategia con Odebrecht, pero lo que más tristeza me da es el silencio.

Keiko Fujimori quizás  no sea la estadista que varios soñaron, pero mirándola solo como ciudadana, ahora que he estado preso y presionado vuelvo a repetir. ¡KEIKO FUJIMORI LIBERTAD! ESTE GOBIERNO MEDIOCRE Y CAVIAR ESTÁ DESTRUYENDO NO SOLO FOCOS DE CORRUPCIÓN, SINO TAMBIÉN FOCOS DE HONESTIDAD.

Sé que me enfrentó a mas represalias, pero seguiré adelante. Envío un especial saludo al tonto asesor presidencial que me quiso convencer durante cinco horas que trabajar para el gobierno era lo único que me quedaba.

Y un último saludo a la agente de la policía femenina alias La Rusa mujer musculosa y ahombrada que dirigió todo el operativo de mi captura asustando al personal de seguridad de mi edificio. Nunca pensé que esta pobre gente por sus limitados sueldos fuera capaz de ensuciar así su uniforme. Tema diferente ocurrió con la policía masculina y femenina de la unidad de requisitorias con quienes hablé uno por uno y tome nota de algo que hoy puedo gritar: Presidente Vizcarra todos los días su gobierno permite el hacinamiento de hombres y mujeres requisitoriados. Culpables o no, nadie merece ser tratado como un animal sucio pues los locales que el Ministerio del Interior dispone es para una ciudad de un millón de personas no una de once millones.

Le hago recordar Señor Presidente que hasta mis enemigos dicen que no soy bruto pero su bruta policía Rusa y su agente de turno pretendían que yo ofrezca dinero para impedir la detención.

¡Next señor Presidente! Gracias a mis amigos y gracias al lado humano de la Policía Nacional que se avergüenza de la corrupción de sus generales y comandantes

 

  • NOTA: LA ABEJA NO SE SOLIDARIZA NECESARIAMENTE CON LOS CONTENIDOS DE ARTÍCULOS FIRMADOS POR SUS AUTORES. SE PUBLICAN BAJO ESTRICTA RESPONSABILIDAD DEL AUTOR Y AMPARADOS EN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN QUE RESPETAMOS EN TODOS SUS EXTREMOS.

Dejar una respuesta