Política

CORTE SUPREMA : LEALTAD A LA DEMOCRACIA O LA DICTADURA.

 Por: Fernando O´Phelan

Después de las elecciones extraordinarias para completar un Congreso de dieciocho meses de vigencia, por el cierre irregular que promovió el Presidente Vizcarra a un costo superior a los 150 millones de dólares, han ocurrido hechos que grafican no solo el rostro sin máscara del Presidente Vizcarra sino la sumisión de la actual cúpula del sistema de justicia. La prisión preventiva a la opositora Keiko Fujimori a pesar de acuerdos plenarios de la Corte Suprema y fallos del Tribunal Constitucional para el tema específico solo muestra el silencio cómplice de las autoridades judiciales. Además de mostrar la indefensión real de personas judicializadas cuyos casos no son emblemáticos.

El otro hecho, la movilización de un escuadrón de cuarenta policías y un equipo fiscal completo para allanar la casa de la editora política del único diario serio de oposición al régimen, todo debidamente autorizado por un juez del Callao que sabía que el tema ni siquiera estaba denunciado y se trataba formalmente del robo de una cartera.

Autoriza allanar la casa de una periodista con una madre anciana  porque ese periódico permitió la entrevista más clara de los últimos meses sobre el autoritarismo y la corrupción del régimen Vizcarra.

Finalmente está el caso del político José Luna, que iba a ser detenido el mismo día anterior a la elección del 26 de Enero junto con Juan Sotomayor y Víctor Albrecht. Extrañamente su file no se terminó y no se firmó la orden de captura. Hoy ese Señor ingresa a Palacio de Gobierno como líder político y aliado del gobierno y nadie dice nada.

Si le agregamos las medidas cautelares por todo el país, las detenciones preliminares y prisiones preventivas en base a colaboraciones eficaces y testigos protegidos manipulados nos encontramos con un escenario donde la justicia parece un mazapán arequipeño, pequeño y fácil de ingerir.

No menciono el tema del Ministerio Publico, porque allí la batalla la da el Fiscal Supremo Tomas Gálvez a pesar que su legitimidad no es total.

Lo que preocupa ahora es la tercera ola de chantaje a la Corte Suprema. Se estaría preparando una purga a partir de la primera quincena de Abril hasta junio de este año para “limpiar” la Corte Suprema de jueces supremos “corruptos” y más “peligrosos” que Hinostroza. La campaña tiene el aval del Presidente Vizcarra, de los líderes políticos caviares y los medios de comunicación que actúan cerca al régimen.

La Corte Suprema curiosamente actúa en contra de sí misma. Promueven a Diego García Sayán, Javier de Belaunde y Violeta Bermúdez como miembros de un consejo consultivo de una Junta Nacional de Justicia que tuvo muchas dificultades en su nacimiento. El Comité Consultivo parece la verdadera Junta. Además, el Ministerio Publico, el IDL y el medio de comunicación escrito más prestigioso, están compitiendo por obtener audios legales e ilegales, testimonios de nuevos colaboradores eficaces y testigos protegidos, para crear el escenario necesario en la opinión pública: Los jueces corruptos deben irse. Solo que en realidad es: Los jueces incómodos políticamente deben irse.

Nadie habla de los logros en la justicia comercial, aunque todavía los grandes arbitrajes de las grandes inversiones públicas no se revisan. Nadie habla de los éxitos de oralidad laboral, penal, la proyección de la oralidad civil, los logros de la justicia de paz. Nadie habla de las mejoras en el acceso a la justicia ni de la presión que se hace para destituir a más de ochenta jueces corruptos.

Varios jueces supremos quieren parecer caviares y congraciarse con ellos a la fuerza, otros quieren que el Presidente de la Corte Suprema asuma un liderazgo que parece no le interesa asumir porque no hace nada por mostrar los logros ni por  evitar que los trapos sucios se laven afuera de la Corte y no adentro como corresponde a un Poder del Estado. Vizcarra quiere un Poder Judicial fragmentado y sumiso. La Reforma Política y Judicial solo busca salvarlo. Recordemos Vizcarra solo tiene dos opciones: Ir preso o alargar su presencia en el poder. Los jueces no pueden ignorar eso.

1 comentario

  1. Vizcarra no se atrevería tanto si la Justicia no hubiese claudicado, tiene al PJ, TC, Corte Suprema, Fiscales Lavajato, JN, etc y, los medios. Trueque de favores vergonzosos, camino a una dictadura abierta, sin retorno, pobre Pais

Dejar una respuesta