Internacional

CHINA COMUNISTA LLEGÓ LEJOS, PERO SU BONANZA SE ACABA

Por Steven W. Mosher

China tuvo una buena racha, pero ya se le terminó.  

Sabes que se acabó cuando 65 millones de viviendas (una quinta parte del total del país) están desocupadas y los precios inmobiliarios se han desplomado a niveles de 2018. 

Decenas de millones de chinos gastaron los ahorros de toda su vida en un apartamento en un rascacielos en el que nunca vivirán porque el constructor quebró, dejando el edificio como un cascarón vacío inhabitable.

Sabes que se acabó cuando la tasa de desempleo juvenil “oficial” de China alcanza los dos dígitos, mientras su Ministerio de Finanzas informa año tras año una caída de 16% en la recaudación del impuesto sobre la renta personal. 

Dado que el Partido Comunista Chino (PCC) maquilla las estadísticas, las cifras reales deben ser peores, mucho peores. Finalmente, uno puede constatar que los días de auge de China han terminado cuando tanto el capital como la gente se dirigen hacia las salidas. 

Es posible que quinientos mil millones de dólares hayan abandonado el país sólo en 2023 y la hemorragia continúa.

Y en lo que respecta al éxodo humano, no tenemos más que mirar más allá de la frontera sur de EE.UU. 

Los chinos son ahora el grupo demográfico de más rápido crecimiento que intenta ingresar a Estados Unidos, con 37.000 detenidos sólo durante el último año, sin contar un número desconocido de “fugas”.

Si bien seguramente se encuentran espías y saboteadores entre ellos (sería impensablemente tonto que el PCC no aprovechara nuestra frontera abierta de esta manera), la gran mayoría simplemente busca un refugio donde sus vidas y propiedades ya no estén en riesgo.

¿Cómo ha llegado a esto la poderosa China que se suponía iba a dominar el siglo XXI?

Los aranceles de Trump, que entraron en vigencia en 2018 y se mantienen hasta hoy, hicieron retroceder a China. Y la debacle del COVID profundizó el malestar económico de China.

Pero la mayoría de las heridas de China han sido autoinfligidas. 

La economía china está sufriendo una especie de muerte lenta por los miles de recortes perpetrados por las políticas de Xi Jinping, un hombre que se inspira en uno de los líderes comunistas más monomaníacos (y mortíferos) de la historia de la humanidad. 

Se podría decir que hay un fantasma que acecha a China. Es el fantasma de Mao Zedong, canalizado por su clon moderno, Xi Jinping.

No hace mucho tiempo que el ex líder chino Deng Xiaoping, al ver los desastres en serie que habían creado el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural del presidente Mao, decidió que un poco de propiedad privada podría no ser algo tan malo. 

Disolvió las comunas, alentó a la gente a emprender negocios por su cuenta y abrió China a Occidente.

El resultado de eliminar la mano muerta del Estado fue un crecimiento explosivo. 

El pueblo chino salió adelante gracias a sus propios recursos e impulsó décadas de expansión económica de dos dígitos, junto con una nueva generación de creadores de riqueza.

Pero entonces llegó Xi Jinping, 

Poco después de asumir el cargo en 2012, pronunció un discurso secreto ante altos dirigentes en el que (sonando como cualquier otro comunista desde Karl Marx en adelante) predijo “la eventual desaparición del capitalismo y la victoria definitiva del socialismo”.

Muchos observadores, tanto en China como en el extranjero, no le dieron importancia y lo tomaron como mera retórica.

¿Por qué alguien en su sano juicio reformaría imprudentemente, y mucho menos abandonaría, una política económica exitosa que produjo casi invariablemente más de tres décadas de crecimiento económico de dos dígitos para China?  

Sin embargo, en el último triunfo de la ideología sobre la experiencia perpetrado por el comunismo, Xi una vez más está empujando al pueblo chino por el camino socialista hacia la ruina.  

Xi tuvo que moverse lentamente al principio. 

Aseguró a los creadores de riqueza de China que no tenía ningún problema con que la gente se enriqueciera, siempre y cuando usaran su riqueza para servir a los intereses del Partido.

Luego, para asegurarse de que así fuera, envió comisarios políticos para vigilarlos. 

Se ordenó a todas las principales empresas no estatales de China que agregaran un representante del PCC a su directorio.

El efecto fue colocar un blanco de tiro en las espaldas de los ricos. No pasó mucho tiempo antes de que los más ambiciosos de los supervisores del PCC decidieran que la mejor manera de garantizar que los ricos usaran su riqueza para servir a los intereses del Partido era robársela.  

Siguiendo el ejemplo de la creciente hostilidad de Xi hacia la empresa privada, funcionarios gubernamentales de todos los niveles comenzaron a arrestar, encarcelar, ejecutar e incluso “suicidar” a cientos de multimillonarios y directores ejecutivos chinos. La mujer más rica de China, Whitney Duan, fue secuestrada de su apartamento en Beijing por las fuerzas de seguridad en 2017 y aún no ha aparecido.   

En la mente de los rapaces funcionarios comunistas, la mejor manera de eliminar el capitalismo siempre ha sido simplemente eliminar a los propios capitalistas. 

No sorprende que la economía china haya estado decayendo desde entonces.

En cierto sentido, Xi simplemente está haciendo lo que hacen todos los buenos comunistas cuando llegan a una posición de poder: asfixian la vida de la economía y de cualquier persona que se interponga en su camino.  

Sabemos cómo termina esta historia.

Cada vez que un presidente Mao o un presidente Xi deciden que producir tiranía es más importante que producir bienes (como todos esos líderes comunistas lo hacen tarde o temprano), se produce un colapso económico.

Cuando llegue ese día, el pueblo chino no debería esperar nada bueno por parte de Xi.  

Después de todo, tampoco obtuvieron nada de su mentor, cuando la incursión de Mao en la locura colectivista terminó en hambruna. 

Mientras decenas de millones de sus compatriotas morían de hambre a principios de los años sesenta, Mao simplemente se encogió de hombros y dijo: “Las muertes tienen beneficios, fertilizan el suelo”. 

 

 

(*) Publicado originalmente en inglés en New York Post bajo el ´título de “China has a Good run but the Party is over
El libro más reciente de Steven W. Mosher es “ El diablo y la China comunista ” (TAN Books), del cual se ha adaptado este artículo.
 

Dejar una respuesta