Política

A LOS CAVIARES Y LA IZQUIERDA RADICAL: NI UN MILÍMETRO

Por: Luciano Revoredo

Las izquierdas han llevado al país a la situación de crisis institucional en que se encuentra. La izquierda radical, corrupta, aliada del narcoterrorismo y saboteadora por un lado y la izquierda caviar, asolapada, presupuestívora, parasitaria y también corrupta, por otro lado, son responsables del envilecimiento de la política, de la descomposición de las instituciones y de la quiebra moral del país. Aunque tomen distancia una de la otra, son las dos caras de una misma moneda falsa.

Ha llegado el momento de las definiciones, el país no da para más experimentos. La necesidad del surgimiento de posiciones claras, que cierren el paso a los comunistas y sus aliados, que frenen los embates de esa organización criminal que es el Foro de Sao Paulo, que destierren a los caviares del estado, es imperiosa.

Esas posiciones claras, patrióticas, comprometidas con la vida, la familia y la libertad como valores no negociables, deben ser la base para el establecimiento de un frente que agrupe a los partidos e instituciones dispuestos a enfrentar en las próximas décadas al cáncer izquierdista y rescatar al país para las próximas generaciones.

Este derrotero implica posiciones firmes. Nada de demagogia progresista ni incoherente buenismo. Basta ya de pensar que los caviares y sus oenegés pueden poner la agenda. Basta ya de seguir el ritmo de opinólogos bien aceitados por la mafia roja, solo para parecer tolerantes y democráticos. Basta de sentarse en la mesa con los responsables de la crisis para escuchar sus recetas. El camino para recuperar el país recién empieza y no pasa por esas componendas.  ¡A los caviares y la izquierda radical: ni un milímetro!

Estas afirmaciones que parecieran verdades de Perogrullo, al parecer no lo son tanto para algunos que pretenden cierto protagonismo en la escena política. Hace un tiempo nos llamó la atención que Carlos Añaños que se veía como una posible figura de renovación en la política anduviera en coqueteos con el malhadado Partido Morado. Luego de eso, recientemente se divulgó un documento bajo el altanero título de  “Manifiesto por la Democracia”, se trataba de un batiburrillo de los lugares comunes de siempre con los que la caviarada y sus adláteres se pretenden imponer como conciencia moral del país.

Detrás de este manifiesto estaba una supuesta  “Coalición Ciudadana”, una asociación de lo más rancio de los caviares, algunos radicales, feministas, antimineros, golpistas, violentistas, aborteras y  liberprogres entre otros. Obviamente siempre hay los que se sientan en la mesa y los que aplauden. Se lucieron entonces protagónicamente Marisol Pérez Tello, Marianella Ledesma, Gino Costa, Gloria Montenegro y Mirtha Vásquez. También se sumaron una buena cantidad de organizaciones tan deplorables como la Articulación de Lesbianas Feministas de Lima, la Asociación de Familias por la Diversidad Sexual Perú, Caminos de la Memoria, Católicas por el Derecho a Decidir Perú, Colectivo Marcha del Orgullo, Comisión de Derechos Humanos / COMISEDH, Fundación Gustavo Mohme Llona, GayPeru.com, PROMSEX, Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos, Lesbianas Independientes Feministas Socialistas-LIFS, Masculinidades por la Igualdad Piura, Movimiento Manuela Ramos, Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, entre decenas de otras organizaciones en que se parapeta el lumpen progresista. La gran sorpresa fue que en el documento original estaba la firma del presidente del PPC, Carlos Neuhaus. Horas más tarde retiró su firma.

Quedó la duda si la firma era un error de político novato o lo habían sorprendido. En todo caso el desatino fue superado. Sin embargo, tras ese tropezón Neuhaus vuelve a caer en el mismo error y aparece sentado en un desayuno en la lamentable compañía de  Francisco Sagasti, Susel Paredes y Aida García Naranjo. Según reseño en su cuenta de X Rudecindo Vega “(…)en el Desayuno de Construcción el presidente (SIC) Sagasti propuso una reinstitucionalización democrática; Carlos Neuhaus la necesidad del diálogo político y Mocha García Naranjo la urgencia de una coalición democrática para enfrentar a la coalición autoritaria y corrupta que gobierna”. Otra vez la mafia progre vuelve a la carga. El punto de fondo de su agenda es el adelanto de elecciones, por eso se relame el fan de Polay Campos y fantasea la caviarada ávida de poder y presupuesto. Lamentablemente esta vez ya es imperdonable Neuhaus y su vocación de furgón de cola del rojerío, terminando de matar a un partido socialcristiano que pretendía volver a nacer.

1 comentario

Dejar una respuesta